Escrito en la Vanguardia por Marc Murtra:

Hay conceptos que son relativamente fáciles de entender y notoriamente difíciles de definir. Es el caso de la temperatura, para eso hizo falta la ley cero de la termodinámica, o el de la inteligencia. En estos casos no es fácil pasar de una noción a una definición y es importante poder hacerlo, ya que lo que no se puede definir no se puede medir y lo que no se puede medir no se puede gestionar.

El concepto de inteligencia, como casi todos los conceptos, surgió con naturalidad en el lenguaje cotidiano y se desarrolló en los campus universitarios. No es el caso de su hermanastro, la inteligencia artificial, conceptualizado por un académico, Alan Turing, brillante y cruelmente tratado científico británico que luchó contra el nazismo descifrando sus códigos militares.

En Europa tenemos datos valiosísimos que otros países no tienen: los de la sanidad universal

Turing propuso que una máquina es inteligente si es capaz de hacerse pasar por una persona ante las preguntas de un interrogador humano, el llamado test de Turing. La definición evolucionó y hoy se dice que la inteligencia artificial es aquella inteligencia no humana que aplica analítica avanzada para interpretar eventos y automáticamente adoptar medidas de actuación.

La inteligencia artificial se crea con sistemas de autoaprendizaje computacional, llamados deep learning , que hacen posible predicciones basadas en patrones antes invisibles identificados tras la ingesta de enormes cantidades de datos. He aquí la gran novedad: la inteligencia artificial aprende de la misma forma que los niños aprenden a hablar: escuchando y practicando una y otra vez.

¿Por qué empieza a eclosionar hoy la inteligencia artificial? Principalmente por los avances en capacidad de computación, que permiten procesar ingentes cantidades de información. Cuantos más datos procesados, más inteligencia artificial. Recordemos que la inteligencia artificial sin datos procesados es equivalente a una boda sin novios.

Todo esto está generando nuevas aplicaciones y muchas van más allá de sugerir películas, claro: diagnosis médicas automáticas, traduc­tores, predicciones cada vez más buenas y más automatizaciones. En el futuro veremos costes de producción más bajos, ayuda para encontrar trabajo, mejores diagnosis médicas, coches autónomos y nuevas aplicaciones que aún no conocemos. ¿Cuándo exactamente? Es difícil saberlo, pero sí sabemos que la próxima década será transformacional. Los avances también generan preguntas inquietantes. ¿Veremos algún día una inteligencia artificial superar a la inteligencia del ser humano? El consenso dice que sí. ¿Podrá tener autoconciencia y asumir decisiones de vida y muerte? Estas preguntas suscitan temor a los aficionados a Terminator y Matrix . Pero a la vez recordemos que el ser humano ha sido capaz de domar otras revoluciones tecnológicas como el fuego, el acero y la electricidad.

Hoy tenemos que ser conscientes de que EE.UU. y China llevan la delantera en inteligencia artificial. Esto no ha pasado desapercibido y la Unión Europea planea regular e invertir en inteligencia artificial. Esperemos que la regulación sea garantista pero no ahoguista. Además, en Europa tenemos datos valiosísimos para la inteligencia artificial que otros países no tienen, por ejemplo, todos los relacionados con la sanidad universal, que en EE.UU. y China no existe.

¿Y España, sus ciudades y empresas? Estamos al inicio de la revolución y hay que aprovechar este momento fundacional para invertir, priorizar correctamente, trabajar, asumir riesgos, crear equipos ultraespecializados y promover una eficaz concertación público-privada. Pensemos que el esfuerzo requerido es tan grande que hará falta una buena coordinación entre universidades, reguladores, grandes empresas, start-ups , pymes y todas las administraciones públicas. Hagámoslo con nuestros socios europeos y evitemos así que alguien pueda componer nuestra elegía tecnológica.

Para más información: https://www.lavanguardia.com/opinion/20210623/7550392/europeos-viva-inteligencia-artificial.html 

Leave a Reply